Vivre

Miré el móvil sentada en un banco de la estación de Sants, esperando el tren de las doce y media, escuchando aquella canción del grupo vikingo Wadruna, sintiéndome nórdica una vez más. Un chico se sentó a mi lado, escribía. Sabía que había ido allí en busca de inspiración, yo solía hacerlo. Nada mejor que Barcelona para buscar personajes, caras, personalidades que poder plasmar sobre el papel. Parecía estar concentrado cuando de golpe, su lápiz paró de bailar. Releyó con una mueca de desagrado la pequeña página repleta de palabras. Hasta en los márgenes había anotado aquella idea. No le … Continúa leyendo Vivre